5 beneficios de una nutrición adecuada

Comer alimentos saludables no es sólo acerca de una dieta seria, evitar sus golosinas favoritas o convertirse en modelo delgado. La nutrición adecuada es una forma de vida que le permite estar mentalmente y físicamente saludable como sea posible. No existe un plan nutricional ideal para todos, pero elegir un plan de alimentación saludable que funcione para usted le ofrecerá algunos beneficios importantes.

Energía mejorada

Comer carbohidratos saludables como granos enteros, verduras y frutas ayudará a mantener sus niveles de energía estables durante todo el día porque se descomponen en una corriente lenta de azúcar en la sangre. Por el contrario, comer carbohidratos refinados en su mayoría, como caramelos, papas fritas y pan blanco, dará lugar a picos y bajas en el azúcar en la sangre, lo que puede hacer que usted pase por cambios de humor y tenga problemas para concentrarse en las tareas diarias. El American Council on Exercise recomienda comer un desayuno nutritivo, como avena con bayas, para reducir la lentitud de la mañana. Haga un seguimiento con pequeños bocadillos de “carbohidratos lentos” entre comidas para obtener energía sostenida.

Mantenimiento de Peso

Usted debe comer constantemente la misma cantidad de calorías que usted quema para mantener su peso. Por lo tanto, aumenta su riesgo de aumentar de peso cuando come principalmente alimentos ricos en calorías, como los alimentos de preparación rápida y bebidas en su mayoría bebidas de alto contenido calórico como soda regular. Es menos probable que tenga sobrepeso u obesidad si se concentra en comer alimentos nutritivos, bajos en calorías, como granos enteros, frutas, verduras, productos lácteos bajos en grasa y proteínas magras. Esto mejora su calidad de vida general – por ejemplo, tendrá menos problemas con las actividades diarias como caminar y subir escaleras – y disminuye sus posibilidades de desarrollar problemas de salud que amenazan la vida.

Corazón saludable

Aumenta el riesgo de enfermedades del corazón si su dieta es rica en grasas saturadas, grasas trans, colesterol y sodio. Tener demasiadas grasas saturadas y trans, en particular, aumenta sus probabilidades de tener enfermedades del corazón porque aumentan los niveles de colesterol en la sangre y contribuyen a dañar las placas arteriales. Las fuentes comunes de grasas insalubres para el corazón son la carne roja, los productos lácteos enteros, el aceite de palma, el aceite de coco, los alimentos fritos, los productos horneados en cajas y las galletas saladas. Reemplace la mayoría de estas grasas con grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas – que se encuentran en alimentos como nueces, semillas, aguacates y pescado aceitoso – y será menos probable que tenga niveles de colesterol insalubres y presión arterial alta.

Reducción del riesgo de diabetes

Es más probable que usted reciba la diabetes tipo 2 si la mayoría de los carbohidratos que come son refinados. Por el contrario, el salvado y la fibra en granos enteros aumentan lentamente sus niveles de azúcar en la sangre y de insulina y ponen menos estrés en su maquinaria productora de insulina, de acuerdo con la Escuela de Harvard de Salud Pública. Los granos enteros también contienen vitaminas, minerales y fitoquímicos que también pueden desempeñar un papel en la reducción de su riesgo de diabetes tipo 2. Aumentar su consumo de grasas poliinsaturadas en lugar de grasas “malas” también puede reducir su probabilidad de tener diabetes tipo 2.

Una dieta rica en colesterol y grasas saturadas está relacionada con un elevado riesgo de colesterol alto y enfermedad de Alzheimer, según la Asociación de Alzheimer. Sin embargo, tener un mayor nivel de grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas en su dieta puede mejorar sus niveles de colesterol y ayudar a proteger sus células cerebrales. Otros alimentos que pueden ayudar a proteger sus células cerebrales son las verduras de piel oscura y frutas como la col rizada, brócoli, pimientos rojos, arándanos, uvas rojas y cerezas.

Cerebro Saludable