3 usos específicos de las enzimas en el cuerpo humano

Las enzimas son proteínas especializadas que su cuerpo utiliza para llevar a cabo una amplia variedad de reacciones químicas. Sin enzimas, estas reacciones no ocurrirían lo suficientemente rápido para sostener la vida humana. Tres de los muchos usos específicos de las enzimas en su cuerpo incluyen la digestión de los alimentos, la copia de su información genética para hacer nuevas células y la generación de energía.

Digestión de alimentos

El alimento que usted come debe ser descompuesto en sus componentes nutrientes para ser absorbido y utilizado por su cuerpo. Las enzimas del sistema digestivo pertenecen a una clase de enzimas llamadas hidrolasas. Estas enzimas desencadenan una reacción llamada hidrólisis, que rompe las moléculas grandes en unidades más pequeñas. Hay muchas enzimas digestivas diferentes para descomponer diferentes tipos de componentes de alimentos. Por ejemplo, las enzimas llamadas pepsina y tripsina digieren proteínas dietéticas. Otra hidrolasa llamada lipasa es secretada por el páncreas y ayuda a descomponer las grasas dietéticas. La enzima amilasa estimula la digestión del almidón dietético.

Copia de ADN

Sus células contienen material genético llamado cromosomas, cada uno con una serie de genes que codifican su composición genética individual. Este material genético está en forma de una molécula llamada ácido desoxirribonucleico, o ADN. Cuando las células de su cuerpo se dividen, cada célula recién creada debe contener una copia exacta de su ADN. Para llevar a cabo esta copia, o replicación, su cuerpo se basa en enzimas específicas. Por ejemplo, las enzimas llamadas helicases y gyrases desenrollan las hebras de ADN estrechamente enrolladas para que puedan ser copiadas. Las enzimas ADN polimerasa participan en el proceso real de copiado. Las enzimas DNA ligase están implicadas en la finalización del proceso de copiado.

Producción de energía

Su cuerpo debe generar energía para llevar a cabo todas sus funciones. Aunque el azúcar en la sangre, o glucosa, es el combustible preferido para generar energía, también se pueden usar proteínas y grasas. Estos procesos complejos, conocidos colectivamente como respiración celular, se basan en enzimas y generan moléculas llamadas trifosfato de adenosina (ATP) que impulsan sus células. Por ejemplo, la generación de energía que usa glucosa se llama glucólisis. Cada uno de los 10 pasos en la glucólisis implica una enzima diferente. Cada molécula de glucosa desglosada por glucolisis produce 2 moléculas de ATP. Ejemplos de enzimas utilizadas en la glucólisis incluyen hexoquinasa, aldolasa, enolasa y piruvato quinasa. Otras enzimas están implicadas en la generación de ATP a partir de proteínas y grasas.

Enzimas y Salud Humana

Muchas condiciones médicas están asociadas con problemas enzimáticos. Por ejemplo, una deficiencia de la enzima digestiva lactasa, que descompone el azúcar de la leche, conduce a la intolerancia a la lactosa. Una deficiencia más grave de enzimas digestivas puede desarrollarse con inflamación del páncreas, o pancreatitis. Esta condición se asocia a menudo con la pérdida de peso y la desnutrición debido a una capacidad reducida de digerir los alimentos consumidos en la dieta. Los trastornos hereditarios también pueden causar defectos enzimáticos que pueden tener consecuencias catastróficas. Por ejemplo, los niños nacidos con la enfermedad de Tay-Sachs tienen una anormalidad genética con una enzima llamada beta-hexosaminidasa A. La función alterada de esta única enzima conduce a la destrucción de las células nerviosas en el cerebro y la médula espinal. Los niños que nacen con este trastorno suelen morir en la primera infancia.